DESPEDIDA A MIS NIÑ@S

A mis niños/as:

Ha llegado el momento de despediros de este rinconcito llamado escuela. Para algunos ha formado parte de vuestra vida el último año, para otros desde que contabais apenas con unos meses de vida. El hermoso viaje que comenzamos juntos llegó a su fin.

¡Qué bonito es mirar para atrás y recordar  esas caritas de asustados que teníais el primer día,  con vuestras mochilas  nuevas colgadas y algunos hasta con un lápiz y papel preparado para pintar! Trabajamos mucho, como hormiguitas, sin descuidar el más mínimo detalle, compartiendo y ayudándonos a crecer. A ti no sólo te complemento tu educación, te ayudo a crecer como lo que eres, un niño; sin embargo, a mí me ayudas a desarrollarme como profesional, y sobre todo como persona. Compartimos momentos de risas y ternura, disfrutamos de aventuras y vimos llover juntos desde la ventana de la clase a la que tanto os gusta asomaros.

Debo reconocer que disfruté mucho estando con vosotros, porque vuestro entusiasmo y curiosidad me contagiaron y renovaron cada día.
Junto a vuestras familias intentamos hacer de vosotros unas buenas personas, quisimos educaros en libertad, hacer que crecieran vuestras alas para ayudaros a volar durante toda vuestra  vida.

Hemos pasado momentos buenos y de los otros. Me quedo con las carcajadas, la emoción, la sorpresa, los perdones, el juego, la alegría…
Puse de mí lo mejor, pero pido perdón por aquellas cosas que me salieron mal, aún proponiéndome hacerlas bien.

Con respecto a vosotros, los papis y mamis sólo puedo daros las gracias. Gracias por todo y por  haberme confiado a vuestro tesoro más preciado, vuestros hijos.
Os deseo unas felices vacaciones.

Con todo mi cariño…  Seño Eli.